La “Bestia” o el mejor anuncio de Trump

Existe un tren de mercancías, al que le llaman la Bestia, que cruza México desde Chiapas hasta la frontera con Estados Unidos. Este tren ha sido utilizado, y lo es actualmente, por miles de personas centroamericanas, principalmente de El Salvador, Honduras y Guatemala, para intentar llegar a alcanzar el “sueño americano”. En el trayecto, que se hace encima de los vagones de carga del tren, a lo largo de miles de kilómetros a la intemperie más absoluta, se enfrentan estos peculiares viajeros y viajeras a toda clase de peligros, que van a ser secuestrados y asesinados por las redes de narcotraficantes si no les pagan lo suficiente, violaciones, extorsiones, abusos, hambre, frío y todo tipo de accidentes que les cuestan la vida a miles de esas personas que, una y otra vez, intentan alcanzar la “tierra prometida”. Se estima que cada año entre 400.000 y 500.000 personas se “suben” a la Bestia.

Y sin embargo, es ahora cuando hemos volteado a ver la caravana de casi 7.000 personas inmigrantes que se dirigen a pie a Estados Unidos, como si nunca antes hubiera habido un contingente tal de hombres, mujeres, ancianos, niños y niñas transitando por Centroamérica, huyendo del hambre y la violencia, con la esperanza puesta en las barras y las estrellas.

¿Qué ha cambiado? Para mí la razón se llama Donald Trump, para quién estas personas se han convertido en el mejor anuncio de campaña para el presidente y las elecciones en las que hoy mismo se votan a los representantes de ambas cámaras en Estados Unidos. La imagen del “contingente” acercándose a la frontera estadounidense ha dado alas al discurso más xenófobo y violento de Trump para volver a intentar movilizar a lo que le mismo denomina la “gran mayoría silenciosa” que le dio la victoria hace 2 años, y que puede cambiar la faz de la tierra para siempre. Ha llegado a decir el presidente que en la caravana, además de violadores, asesinos y ladrones hay también terroristas islámicos. Todo el mundo sabe que los terroristas islámicos se cuentan por cientos en Centroamérica, claro (¿?).

Sólo nos queda esperar que la bestia que habita en la Casa Blanca les parezca a los y las estadounidenses más terrorífica que la que transita por los raíles oxidados.

Núria González

Abogada

 

 

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Si tens interès en rebre els Àtoms regularment al teu correu electrònic, pots donar-te d’alta enviant-nos un correu a noticies@clubcortum.org 

Share

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *