Como decíamos ayer….

No hace mucho, desde este espacio, hacíamos un llamamiento a salir del ensimismamiento colectivo y empezar a parar los pies a los nuevos líderes y lideresas de la ultraderecha mundial, que aprovechando la profunda crisis “postcrisis” de la izquierda, estaba tomando los espacios y, peor aún, marcando los discursos.

Sólo un par de semanas después nos levantamos aún ensimismados (de nuevo) y sobrepasadas por el evento este pasado domingo de la ultraderecha española en Madrid, bajo la marca de Vox, y la apabullante victoria de un candidato claramente homófobo, misógino, xenófobo y nostálgico de la dictadura en la primera vuelta de las elecciones del país más grande de Latinoamérica, Brasil. Así, a bote pronto, parece que no vamos muy bien en esto de la defensa de los valores de la libertad, la igualdad y la justicia social.

Sin embargo hoy tenemos una esperanza al este de Europa. En Rumanía, la población ha decidido dar la espalda al gobierno y a su propuesta de anular los derechos de las personas gays para formar una familia. Y lo ha hecho con democracia a la inversa, sin participar en el referéndum que les proponían y así, dejarlo sin legitimidad. Bravo por los rumanos y las rumanas, que una vez más nos enseñan que donde las condiciones no son tan favorables para los valores de la democracia, se libran y se ganan las batallas importantes.

Núria González

Abogada

 

 

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Si tens interès en rebre els Àtoms regularment al teu correu electrònic, pots donar-te d’alta enviant-nos un correu a noticies@clubcortum.org 

Share

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *